domingo, 28 de marzo de 2010

Sentencia de la expulsión de Adán o Veredicto del caso Sísifo


Esto ocurrió el viernes pasado. Y digo ocurrió porque es una improvisación que nos marcamos los músicos de La Banda Lavanda y el menda en ExpresArte, una historia que lleva una tal Maisa, chica simpatiquísima y motivada donde las haya y que abre una vez al mes espacios para todo aquel que quiera probar sus cositas. Pues eso, al final de los bolos respectivos del personal (un mago, un pintor, un par de guitarristas clásicos, una bailarina...) cada uno con una patilla de mayor o menor tamaño, nos dejaron probar a nosotros un solo poema para ver cómo podríamos funcionar juntos. Eso es, no hay nada ensayado y nuestra patilla fue la mayor de la noche; yo había bebido ya mis dos o tres cervezas y me salté algunos versos del poema...

Pero quiero aprovechar para contar algo singular de este poema. Fue escrito en Madrid, en el parque del Retiro, la mañana del 11 de septiembre de 2001. Yo todavía no sabía nada de lo que estaba a punto de suceder, claro está, pero me estuve peleando con dos versos que hablan de soldar nuevos esqueletos de metal en Nueva York y pilotar reactores por los puentes de aire internacional. Al final los dejé por un tema de ritmo y de estrofa aunque no tuvieran mucho sentido ni mucha carga. A las pocas horas, el ataque con aviones a las Torres Gemelas se lo daba. Escalofriante pero verídico. Sinó no lo contaría. Con el tiempo se ha convertido en mi poema fetiche, le tengo un cariño especial.

2 comentarios:

Maga Despistada dijo...

¡Xulo, me ha encantado! :)

Factotum dijo...

¡Gran combinación! La música le va a medida. Creo que este será el inicio de una gran amistad. Jeje.